Tres propósitos para 2013

La medicina estética trabaja al servicio de nuestra salud y bienestar y puede ser una gran aliada para cumplir alguno de nuestros objetivos del nuevo año.

1- Sonreír más. Sonreír libera endorfinas, pero reír más todavía. Estas endorfinas aumentan nuestra vitalidad y energía, oxigenan el cerebro y favorecen nuestro bienestar.

Como aliado para ello tenemos el  Ácido Hialurónico, que podemos usar para redefinir los labios, darles volumen o hidratarlos, proporcionando un aspecto sano y joven. También disimula las pequeñas arrugas que aparecen con el paso natural del tiempo. Consigue que sonreír se convierta en un placer aún mayor.

2 – Enfadarnos menos. Benjamin Fraklin dijo: ‘Siempre hay razones para enfadarse, pero pocas veces estas razones son buenas’. Y lo peor es que el enfado deja huella en la cara. Sin embargo, una emoción bien gestionada no deja huellas ni resentimientos. Pero, ¿qué fue antes: el sentimiento o el gesto?

Si queremos enfadarnos menos, tenemos que cambiar la forma de ver las cosas. Por suerte, la Toxina Botulínica puede ayudarnos con el gesto. ¡Relaja los músculos del enfado y no da una apariencia más amable y tranquila!, que es el primer paso para cumplir nuestro segundo objetivo.

3 – Cuidarnos más. Cuidarnos más pasa por conocernos mejor, hacer ejercicio, dormir más y mantener una alimentación sana. 2013 es un buen año para regalarnos algo especial, que además no requiere gran esfuerzo: 

  • Mesoterepia facial y/o Plasma rico en plaquetas: aportan hidratación, aumentan la formación de colágeno y ayudan a recuperar la elasticidad que se va perdiendo con los años.
  • Luz pulsada. Devuelve brillo a la piel, homogeiniza el color, atenúa las manchas del sol y las pequeñas telangiectasias, mejora la textura y la elasticidad.
  • Lifting sin cirugía con Hidroxiapatita cálcica y hialurónico devolviendo volumen a zonas que en las que se haya perdido, suavizando arrugas y surcos redefiniendo contornos.

Todo para ser más feliz, llevar una vida más plena y disfrutar de las cosas buenas que ésta nos regala, afrontar los problemas con energía, buena cara y la decisión consciente de superarlas cueste lo que cueste.

La mejor noticia que se puede dar es que podemos entrenarnos para ser más felices. ¿Qué mejor propósito para el 2013 que ser feliz?

Sobre el autor

Ver todas las publicaciones de