¿A qué hora comes?

No es sólo lo que comes, sino cuándo lo comes. Un estudio realizado por la Universidad de Murcia, en colaboración con investigadores de Harvard (EEUU), demuestra que, comer antes de las 3 de la tarde favorece en hasta un 12% la pérdida de peso entre las personas que están intentando adelgazar, frente al 8% de quienes realizan el almuerzo más tarde.

La muestra se realizó sobre un grupo de 420 personas formado por un 50% de hombres y un 50% de mujeres con la misma alimentación, horas de sueño, deporte, etc. ”Una observación realmente interesante”, afirma Jose María Ordovás, uno de los autores del estudio, que también señala que habrá que replicar los resultados en otra muestra de individuos, para observar si comiendo antes o después de esa hora la misma persona adelgaza más o menos. “Seguiremos trabajando en ello para ver cuáles son realmente los factores implicados, así como la magnitud y la aplicación clínica del hallazgo”, asegura.

Los genes también fueron objeto de estudio, ya que anteriormente se habían relacionado con la obesidad y el funcionamiento de nuestro reloj interno. Así pues, los individuos que solían comer más tarde padecían con más frecuencia el alelo menor del ‘gen clock’ (implicado en la activación del ritmo circadiano), una “variante genética relacionada con un estudio previo con sujetos más ‘vespertinos’, es decir, que suelen acostarse más tarde, dormir peor, tener más tendencia a la obesidad…”, prosigue Garaulet.

Por otro lado, Marta Garaulet, Catedrática de Fisiología de la Universidad  de Murcia, subraya que debemos comenzar a darle la importancia que se merece al cuándo, y no sólo al cuánto comemos. “Es importante establecer rutinas; sabemos que para mucha gente es difícil comer todos los días a la misma hora, pero en el 80% de los sujetos de nuestro estudio nos confesaron que sí podían comer antes de las tres”, concluye.

 

 

Sobre el autor

Ver todas las publicaciones de